Los ecosistemas de agua dulce se clasifican según el movimiento del agua. Esta división tiene relevancia tanto para el estudio de la naturaleza como para la explotación y la gestión de las aguas continentales.

En la sierra hay dos grandes espacios de aguas quietas, el de can Borrell y el de Vallvidrera, además de un buen número de pequeños puntos de agua (balsas, bebederos, etc.) distribuidos por toda la sierra. Un pantano es un manto de aguas estancadas y poco profundas, con una dinámica ecológica totalmente diferente de los espacios fluviales donde el agua está en movimiento. Entendido como ecosistema, en un pantano de agua dulce conviven plantas sumergidas y flotantes, como por ejemplo algas, juncos, lirios de agua, etc., que constituyen un hábitat donde pueden anidar y pasar el invierno algunas aves acuáticas, pequeños mamíferos, anfibios, insectos y otras muchas especies hidrófilas.

Uno de los aspectos principales de la recuperación del pantano de Vallvidrera y de su ámbito ha sido la consolidación de un hábitat acuático para las poblaciones de anfibios de la sierra. Por eso, se conformaron los bordes del agua para facilitar el acceso y la salida del agua a los animales, se  ha plantado carrizo y espadaña para crear escondrijos seguros para la fauna y, también, diferentes especies de árboles para proporcionar sombra y mantener la humedad.

El asesoramiento de la Sociedad Catalana de Herpetologia hizo posible que el proyecto de recuperación del pantano tuviera todos los ingredientes necesarios para asegurar el mantenimiento de las poblaciones de anfibios.

Roquissars AMBIENTS URBANITZATS CONREUS PRATS MATOLLARS PINEDES ALZINARS BOSCOS DE RIBERA AMBIENTS AQUÀTICS

Plantas comunes

Fauna vertebrada habitual

Galería de imágenes