A -- a

Comunidades arbustivas
Ambientes forestales | Ambientes de ribera | Ambientes Aquáticos | Matorrales | Prados | Ambientes rupícolas | Espacios humanizados
LOS MATORRALES Y LA BROLLA 

Después de los pinares, las formaciones más representativas son los matorrales y la brolla. Se trata de formaciones arbustivas sustitutorias que responden a la destrucción de otras formaciones forestales más maduras, o bien que se establecen a partir de los prados que han dejado de estar afectados por la actividad humana (p. ej., la ganadería).


El papel ecológico de estas formaciones arbustivas es esencial para la función que tienen de retención del agua de lluvia, de protección del suelo y de refugio para la fauna.
 



 

 

Maquia

La maquia es una formación vegetal arbustiva bastante densa, prácticamente impenetrable, que no supera los 3 m de altura, muy representativa del paisaje mediterráneo y constituida por especies de hoja perenne.


En Collserola encontramos maquias de brezo (Erica arborea) y madroño (Arbutus unedo), que rebrotan con fuerza tras un incendio o un desbrozo y que pueden llegar a ser muy abundantes. La encina (Quercus ilex), la coscoja (Quercus coccifera), el roble (Quercus cerrioides) o el matabueyes (Bupleurum fruticosum) también tienen una presencia importante. No faltan las lianas, como la zarzaparrilla (Smilax aspera), la madreselva (Lonicera implexa) o la clemátide (Clematis flammula), que al enroscarse en los arbustos hacen aún más difícil el paso.

 

La garriga es una formación arbustiva más baja que la maquia, que en general no llega a 1 m de altura. La coscoja (Quercus coccifera) es la especie dominante, y aunque se trata de un árbol pequeño, en Cataluña lo encontramos siempre en forma arbustiva.


Como en el caso de la maquia, la garriga (Quercetum cocciferae) es un estadio intermedio que procede de la degradación del encinar litoral, después de desbrozos o incendios. La coscoja forma masas densas, muy apretadas, que dificultan el paso de la luz hasta el suelo, por lo que no permiten el desarrollo de un estrato herbáceo.


Las garrigas crecen generalmente sobre sustratos calcáreos. En Collserola son formaciones con muy poca representación, que se localizan básicamente en los alrededores del cerro Rodó y del de la Coscollera, y en los alrededores del monte de Olorda, donde afloran las calizas. Es normal, por tanto, que estén asociadas con especies de las brollas calcícolas, como el romero (Rosmarinus officinalis) y el lentisco (Pistacia lentiscus).
 

 

 

     

"Brolla"


De altura inferior a la maquia, la brolla es una formación arbustiva que puede alcanzar hasta 1 m de altura, más o menos rala y donde las gramíneas todavía tienen un papel importante. Está dominada por la asociación Cisto-Sarothamnetum Catalaunica cuando el sustrato es de composición silícica.


Las brollas son un buen ejemplo de las adaptaciones de las plantas a las condiciones extremas de sequía. Las especies que predominan son las jaras (Cistus sp.), la aulaga morisca (Ulex parviflorus) y la aulaga negra (Calicotome spinosa).


En estas formaciones de pequeños matorrales situadas en zonas con fuerte insolación, los pinos han encontrado las condiciones idóneas para la germinación. En estos puntos es fácil comprender cómo evoluciona la vegetación hacia formaciones forestales más complejas y estables.
 
   
     

La fauna de matorrales y malezas

 

En cuanto a la fauna, habitualmente las maquias se asocian con especies propias y significativas de los ambientes mediterráneos, como los conejos (Oryctolagus cuniculus). Sin embargo, son los pájaros los que configuran una comunidad bien propia.


Los pájaros más representativos son las currucas (Sylvia sp.). En Collserola son frecuentes la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), la curruca rabilarga (Sylvia undata), poco abundante, y la curruca de garriga (Sylvia cantillans), especie estival migrante que llega a principios de la primavera para nidificar y nos deja a finales de verano. Pero la especie más popular es, sin duda, el ruiseñor (Luscinia megarhynchos).


Dos especies que también resultan especialmente abundantes durante todo el año en los lugares donde hay un denso estrato arbustivo son el chochín (Troglodytes troglodytes), pájaro diminuto y muy activo que caza insectos entre la vegetación, y el petirrojo (Erithacus rubecula),fácilmente observable debido a su conducta confiada.


Finalmente, destacamos el verdugo (Lanius excubitor), especie que disminuye año tras año, afectada por el aumento de frecuentación y la fragmentación que sufren los sectores periféricos de la sierra.


Respecto al grupo de los invertebrados, las maquias constituyen un lugar privilegiado para observar una de las mariposas más emblemáticas de la sierra, la mariposa del madroño (Charaxes jasius), que vuela hasta bien entrado el otoño y que destaca por su tamaño. Menos conocida y también más difícil de detectar es una somereta, un ortóptero del género Steropleurus perezi que es un endemismo mediterráneo presente en las maquias.


En las brollas son frecuentes los grupos de pájaros fringílidos, como el verdecillo (Serinus serinus) y, especialmente, el jilguero (Carduelis carduelis). También la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala) y la curruca rabilarga (Sylvia undata) son especies habituales de este ambiente. El cernícalo (Falco tinnunculus) está muy ligado a estos ambientes abiertos, donde caza sus pequeñas presas (ratones, lagartijas e insectos).


Dentro del grupo de los vertebrados, lógicamente estos paisajes abiertos tienen especial interés para los reptiles, como las lagartijas y las serpientes.

   

Consorci del Parc Natural de la Serra de Collserola
Ctra. de l'Església, 92. 08017 Barcelona. T: 932 803 552

MAPA WEBCONTACTOAVISOS LEGALES

Esta web utiliza cookies de terceros para recopilar información estadística sobre las consultas recibidas. Si sigue navegando, consideramos que lo accepta.