El prado sabanoide de cerrillo (Hyparrhenietum hirt-pubescentis) lo localizamos, básicamente, en la vertiente barcelonesa,  que coincide con la solana de la sierra. Esta formación vegetal es considerada, por la comunidad científica, como una irradiación de las sabanas africanas dentro del mosaico mediterráneo.

En los prados sabanoides, podemos observar cómo la vegetación se estructura en dos estratos herbáceos bien diferenciados: uno alto, que puede llegar al metro de altura, dominado por el cerrillo (Hyparrhenia hirta), y uno más bajo, que llega hasta unos 30 cm, definido por el listón (Brachypodium retusum), que puede ser muy denso y ocupar todos los espacios libres. Además, son corrientes otras especies, como el hinojo (Foeniculum vulgare), la ruda (Ruta chalepensis) y la retama (Spartium junceum).

Estos ambientes abiertos son áreas de gran interés ecológico, como lo demuestra la fauna que vive en ellos, a pesar de que a primera vista pueden parecer espacios empobrecidos por la falta de árboles.

Años atrás, el prado de cerrillo se extendía por las laderas soleadas debido a la tala de las zonas boscosas. Durante años se utilizaron para el pasto de ovejas y cabras, razón por la cual los pastores quemaban periódicamente las matas y los arbustos que crecían. Al desaparecer el pasto, se inició la regeneración de la vegetación leñosa, que ha sido, en general, bastante exitosa. Actualmente, se observa una clara relación entre la distribución de estos prados y la frecuencia de los incendios que se producen en la zona.

Roquissars AMBIENTS URBANITZATS CONREUS PRATS MATOLLARS PINEDES ALZINARS BOSCOS DE RIBERA AMBIENTS AQUÀTICS

Plantas comunes

Fauna vertebrada habitual

Galería de imágenes